Amar en Tiempos de Estómagos Revueltos

Si te duele es culpa tuya2012
14
Sep
Si te duele es culpa tuya Por Carlos G. García Imagina que te meten una hostia y cuando te quejas te responden que si te duele es culpa tuya, porque tu cara es demasiado sensible al dolor. Pues esto es justo lo que hace la gente a nivel emocional: te agreden y si reaccionas te culpan por ser demasiado sensible o susceptible. “Hay que ver cómo eres, que te lo tomas todo fatal”. El holocausto neuronal en estado puro.


¡Compártelo!



Imagina que vas paseando por la calle tranquilamente. Hace un día precioso, de los de anuncio de compresas. El sol brilla, las nubes cantan, los pájaros se levantan (se ponen palotes al verte) y mientras caminas suena una canción ñoña que va marcando tus pasos. Además lames con fruición una piruleta con forma de corazón con estrellas engarzadas y un par de coletas te caen a un lado y a otro de la cabeza. Te ríes como si te hubieran echado el polvo de tu vida o como cuando le cambias las pilas al vibrador. En resumen, es un día estupendérrimo y sonríes como si Leticia Sabater hubiera poseído tu cuerpo (cual niña del exorcista, la cabeza te da vueltas y todo) y como si con un loro en el hombro estuvieras a punto de gritar: “A mediodía… ¡alegría!”. Vamos, una pasada, Mariah Carey en cualquiera de sus videoclips a tu lado parecería enormemente inteligente. Entonces, de repente, llega alguien, se acerca a ti y te mete una clase de guantá que los empastes se te saltan (alguno aparece en Escandinavia), así por las buenas, y la piruleta se te cae al suelo mientras tu cara palpita de dolor. El que te ha dado la guantá se va sin más. Y a ti, que te sientes ultrajado y vilipendiado cual ramera de culebrón, que sientes que te han agredido en lo más profundo de tu alma de princesa, se te ocurre que debes denunciar esa agresión, reaccionar, que se haga justicia. Así que vas y le cuentas a la policía que te han metido una hostia tan grande que te han recolocado los rasgos faciales. Es entonces cuando la poli te contesta:

El problema no es que te hayan metido una hostia. El problema es que tú y tu piel sois demasiado sensibles al dolor. No puedes ser así. Tienes que endurecerte, que la vida es mu’ dura.

¿A que sería descabellado? ¿A qué sí?

Pues, queridos lectoras, esto es exactamente lo que acontece cada día en el mundo de las relaciones personales: esos tipos y tipas de ahí fuera y que pueden ser tus rollos de una noche, tus amigos, tus familiares, el charcutero del Mercadona o tu novio de los martes te agreden a diestro y siniestro y cuando vas a pedirles explicaciones o te muestras contrariado, te responden: “Hay qué ver, mira que eres susceptible, no puedes tomártelo todo así. No entiendo cómo has podido ofenderte por haberme cagado en tu puta madre, por haberte estado engañando durante meses o por haberte dicho que no vales ni como abono de terruño. No se te puede decir nada”. Cuántas y cuántas veces me habrá pasado a mí eso de que me hayan hecho pupa o haberme sentido molesto por algo que ha hecho o ha dicho alguien y tras haber manifestado mi desacuerdo de una manera clara y expresado mi malestar (esto es, “oye, perdona, mira que te diga, que me has hecho pupa, ¿sabes? Que los seres humanos tenemos sentimientos y esto que me has hecho me duele”) me han expresado claramente que el problema no lo tenían ellos, qué va: el problema era mío por ser tan sensible.

Y es que, bueno, bueno, maricones, qué grado de perversión hay contenido en esas palabras: yo te puedo hacer el daño que me dé la gana y tengo libertad absoluta para comportarme como un animal de bellota: te puedo gritar, te puedo tratar con la punta del pie, te puedo mentir, puedo pasar de ti como de la mierda, puedo jugar contigo como se me antoje, te puedo hacer un nudo en el pito si me da la gana... Y si te sienta mal, el problema es tuyo, que es que te lo tomas todo fatal, tía. Hay que ver cómo eres. El colmo de los colmos: te pincho y encima te recrimino que sangres. Te toco las pelotas a dos manos y si te quejas encima te regaño, porque mira que tienes poco aguante…

Lo peor de todo es que en infinidad de ocasiones nos creemos este discurso y terminamos pensando que es verdad, que somos nosotros los que tenemos el problema. Jo, es que mira que soy susceptible, tendrán razón, tengo que cambiar. Y cedemos a esa manipulación tan estupenda porque hemos crecido escuchando e interiorizando que nuestro deber en esta vida es endurecernos, que para convertirnos en maricones de provecho es necesario que desarrollemos una capacidad fantástica para que todo nos importe una mierda, incluso cuando nos hacen un daño indescriptible. Y es que, al parecer, un día que debí faltar yo al cole por estar resfriado los maestros debieron enseñar esa regla escrita en ninguna parte que dicta que las personas fuertes son aquellas que entierran la sensibilidad en el olvido e incluso la evitan y la repudian y actúan como si nada les afectara. No sabes la cantidad de memos de manual que hay por ahí que confunden clara y enérgicamente ser un insensible con ser fuerte. Es que los sentimientos y todo eso es de nenazas y de personas débiles, hay que ser unos machotes de primera, tía: ¡Fíjate el tiarrón que estoy hecho, fíjate lo brutota que soy, que nada me afecta! ¡Soy un mentecato de primera que ha asumido que prestar atención a los sentimientos de los demás es mostrarse débil y vulnerable! Y como ellos han decidido convertirse en unos seres disfuncionales que practican la indolencia y se niegan a vivir abiertamente sus sentimientos, pretenden que tú comulgues con ruedas de molino y aceptes las reglas del juego que se han sacado de la manga. Acabáramos.

Voy a contaros una cosa megachachi: ser sensible es un privilegio, no una maldición. Y además es de lo más normal y lo más sano. ¿O es que tú piensas que lo normal y lo sano es que una puerta de madera de alcornoque albergue más emociones que tú, chato? Ser insensible y que nada te afecte no te hace más fuerte; es más, pone de manifiesto que hay algo en ti que no va demasiado bien, que algo huele a podrido en el Reino de Dinamarca.

Del mismo modo que hemos aprendido que no está bien ir por la calle repartiendo tortas a nuestro antojo, deberíamos darnos cuenta de que no podemos ir por ahí agrediendo emocionalmente a los demás. El dolor que produce una agresión emocional es tan real como el que produce una agresión física. Basta ya de manipulaciones emocionales para eludir responsabilidades. Si te agreden, te duele y te molesta y es natural que lo expreses y pidas explicaciones.

El problema no es que tú o yo seamos demasiado sensibles; el problema es que hay demasiado insensible por el mundo.




Fotos

Acerca de Carlos G. García

Carlos G. García Carlos G. García es periodista, trabajador social, diseñador gráfico, corrector, escritor, idealista implacable, ex pardillo, un mariquituso con inquietudes y, sobre todo, un superviviente de la vida moderna que un día descubrió que frivolizar y reír era mucho más barato que un psicólogo. “Amar en tiempos de estómagos revueltos” es también su primer libro, un conjunto de artículos sobre el amor, el desamor y sobre cómo enfrentarse a los sinsabores de la vida con humor. Ha publicado con la editorial Stonewall la novela “Entrada + Consumición”, con excelentes críticas. Puedes seguirle en Facebook y Twitter.

¿Te ha resultado interesante?

7
0

Tu opinión importa

Escribe tu opinión y compártela con los demás.


Podéis seguirme en Facebook y en Twitter si no lo hacéis ya:

https://www.facebook.com/carlosgegarcia82

https://twitter.com/carlosgegarcia

¡Muchas gracias!

Por paperdeboat - 14/09/2012 0:32

Hay dos opciones, una si te duele pues te jodes y te aguantas por ser una gazmoña, otra reacciona de forma racional e inteligente y veras como la próxima vez se lo pensarán dos veces antes de agredirte.
Un personal normal no debe tolerar ninguna agresión ya sea física, psíquica o emocional
Lo que pasa es que por este mundo de Dios hay mucha maripili suelta que con tal de tener su ojete bien repleto de un cacho de carne son capaces de ir limpiando con su lengua el suelo por donde pasa su agresor.

Por coge - 14/09/2012 8:03

Me refería a relaciones de todo tipo, coge, no sólo a las de folleteo o a las de pareja. Este tipo de reacciones se extienden a todos los ámbitos de la vida cotidiana. Precisamente lo que explico es que francamente me parece una mierda tener que ponerse agresivo cada dos por tres sólo porque hay personas que no saben interaccionar con sus congéneres sin comportarse como sociópatas. Si la gente fuera un poquito más consecuente y empática y se lo pensara dos veces antes de lanzarle la mierda a la cara a los demás no tendríamos que ponernos a la defensiva ante agresiones físicas o emocionales o aguantarnos. Nuevamente, en tu argumento se culpa al que recibe la agresión y no al que agrede, que es justo la manipulación de la que hablo en el artículo.

Por otro lado, lo que tú describes en el segundo párrafo es un asunto bien distinto y además se trata de un problema cercano a lo que se conoce como "violencia de género", que en realidad es extrapolable a cualquier relación de poder y es mucho menos simple de lo que tú has descrito (como tú comprenderás, en las relaciones de maltrato los mecanismos no son tan simples como uno maltrata y el otro se deja maltratar sin más).

Gracias por leer y comentar.

Por paperdeboat - 14/09/2012 13:16

como siempre toda la razon.
lo q mas me jode es q encima son ellos los ofendidos.
si les dices q estas camsado de q esten siempre sus novios o novias y q necesitas tiempo para estar con tus amigos encima te taxan de celoso.
estoy cansado de q me utilicen solo pa sus favores y q encima te digan q tienen problemas y una vida complicada, como si los demas no la tubieramos.
estoy cansado de todo y de todos, y estoy cansado de sentirme una mierda continuamente.
pero es lo q toca vivir, lo mismo no soy tan maduro como creia,pero sigo sin entender xq el exo de tener donde meterla hace q la gente pase de la gente.
cada dia odio mas al ser humano en general........

Por pua - 14/09/2012 18:56

,por cierto tengo q contar q debido a este sentimiento q llevo acarreando desde peqeño me e vuelto practicamente insensible, me da igual cada dia mas cosas aunq muxas otras me hagan daño y me enfurezca. y alfinal soy yo el q suelta las cosas tal como vienen sin importarme los demas.
estoy cansado q pasen de mi y q se piensen q felicitandome y regalandome algo en mi cumpleaños lo tienen solucionado.
no se si alfinal el problema es mio o de los demas.

Por pua - 14/09/2012 19:03

Todos hacemos daño, en el amor, por tu forma de ser, por el trabajo y un largo etc y ese daño es pasivo e inevitable. y no creo que vayan por ahí los tiros. aquí se habla del daño activo y ajeno a tu persona, de ese daño que a uno lo culpabilizan sin comerlo ni beberlo, tambien todo esto depende de la persona o de tu forma de ser, hay a quien le gusta poner la otra mejilla y hay quien paga con la misma moneda, yo tengo que decir que doy de lo que me dan.
Aclaro lo de maripili y poner el ojete no va por ningún colectivo va por la generalidad de las personas y no entiendo que un país como España, hoy exista el maltrato a no ser que sea consentido.

Por coge - 14/09/2012 23:22

@Coge

En mi humilde opinión, tanto poner la otra mejilla como pagar con la misma moneda contribuye a perpetuar las mismas actitudes. Me niego a tener que comulgar con determinadas agresiones intencionadas y a aceptarlas como parte supuestamente intrínseca al ser humano. Por otro lado, me niego a tener que rebajarme al nivel de los agresores y agredirles. ¿La solución? No sé, no la tengo. Por el momento no me dedico a ofrecer respuestas, sino a hacer preguntas.

En cuanto a la violencia de género y el maltrato, te insto a que te informes sobre el tema. Entenderás que no tiene nada que ver el país dónde se viva y que los mecanismos psicológicos que se ocultan tras las relaciones de maltrato y ese supuesto "consentimiento" de la víctima son mucho más complejos de lo que puedes imaginar. No voy a entrar en detalles (quizás lo haga en algún artículo en el futuro), pero es muy interesante e ilustrativo a nivel psicológico profundizar en el tema de la violencia en la pareja.

@Pua

Si te sirve de consuelo, más de uno y de dos nos planteaos si el problema es nuestro o es de los demás. Aun así, siempre te digo lo mismo: no generalices. Hay de todo por ahí. No creas de antemano que todo el mundo es de lo peor y permanece abierto a llevarte alguna que otra sorpresa, que de vez en cuando sucede.

Yo no creo que seas insensible, sino que quieres que los demás crean que lo eres.

Gracias a ambos por leer y por comentar. Hacía tiempo que no entraba en estos debates que tanto me gustan.:)

Por paperdeboat - 15/09/2012 2:30

Decirte que el tema es muy interesante y sería para un largo debate y lo ideal sería un cara a cara, porque en estos debates escritos, escribes algo bajo un determinado estado de ánimo o sin la suficiente información y luego te arrepientes, eso sí y queda uno como un auténtico idiota y sin serlo, ejemplo yo.
Yo tambien me niego por ambas posturas tanto del agresor como del agredido, yo he sido insultado varias veces y he pasado de todo e intento comprender el por qué de esa agresividad, pero todo tiene un límite, al igual que tambien he sido agredido fisicamente por ser homosexual, eso sí del insulto a veces paso, pero de la agresión física no paso y el agresor se llevo una gran y dolorosa sorpresa.
Tambien decirte que aunque sean muy escasos mis comentarios aquí en tu columna, siempre que puedo te leo, pues como siempre derrochas mucho ingenio.
Un saludo

Por coge - 15/09/2012 11:02

como ya te e dicho en varias ocasiones me gusta mucho tu forma de escribir, ademas parece que lo que escribes muchas veces esta dirigido a mi, siento que eres una de las pocas personas que entiende mi punto de vista y eso es de agradecer.
referente al tema en cuestion que aqui estamos tratando, ya se que no puedo generalizar y que si me abriera mas a los demas me llevaria alguna sorpresa agradable,...........pero vivo en un constante estado de inquietud emocional defensivo. puede que simplemente este cansado de que me hagan daño, que conste que no me gustan los victimismos pero llega un punto que la positividad no me sale.
sobre el debate que emos empezado le doy la razon a @cage, seria mejor en persona, lo disfrutariamos mucho mas.

p.d:escribo desde un movil, pido didculpas por los posibles fallos ortogtaficos.

Por pua - 15/09/2012 13:55

@Coge

Pues habrá que hacer un debate un día de estos para que compartamos opiniones. De todas maneras, lo que intento decir es que hay muchas formas de agresión mucho menos evidentes que la física, que pasan desapercibidas y que te van minando sin que te des cuenta mientras pasas la mano y piensas que no es para tanto. Esas son las peores.

Me alegro mucho de que te guste mi columna. Gracias:)

@Pua

Ese estado de inquietud emocional constante es el que más o menos tiene todo el mundo hoy en día. Lo que ocurre es que algunos lo disimulan mejor que otros. La única alternativa que te queda es aprender a rodearte de personas en las que de verdad puedas confiar, tanto como para relajarte y sentirte seguro. Esto, por supuesto, requiere de paciencia, pero al final resulta enormemente insatisfactorio. Aun así, tienes razón, es un mierda tener que estar en constante defensa cuando te relacionas con los demás, pero hay que encontrar la forma de dejarse llevar y disfrutar.

Muchas gracias por comentar y leer. ¡Besos!

Por paperdeboat - 22/09/2012 13:22

tienes toda la razon.
de echo lo llevo pensando mucho tiempo, porque no solo me afecta a las amistades, sino tambien a mis relaciones.
muchas gracias, te seguire leyendo

Por pua - 24/09/2012 19:35


Escribe tu opinión

Para poder comentar este artículo tienes que identificarte como usuario del portal. Si aún no estás registrado puedes crear tu cuenta gratis en menos de un minuto.

 

Buscar en Amar en Tiempos de Estómagos Revueltos


Búsquedas recientes: pim pam pum fuera, celestina, dejar, jerarquía, bueno

Destacados

 

Comunidad

Actualidad

Miradas

Consultas

Agréganos

Suscríbete a Universo Gay

Recomendados

Acerca de...